Estados Unidos, Australia y el Reino Unido se oponen a los encriptados de Facebook

Los Estados Unidos, Australia y el Reino Unido han comenzado a presionar a Facebook para que permita el acceso de los mensajes encriptados de sus aplicaciones a través de una puerta trasera. Los tres países han redactado una carta abierta firmada por altos funcionarios y destinada a hacerse pública este mismo viernes.

Los gobiernos de dichos países le piden a Facebook que no continúe con sus planes de implementar un sistema de encriptado de extremo a extremo sin incluir métodos de acceso legales al contenido de las comunicaciones. Este acceso, se asegura, es vital para la protección de los ciudadanos.

 

Contexto

Este viernes los Estados Unidos y el Reino Unido anunciaron un acuerdo de acceso de datos que le permitirá a las agencias del orden obtener información relacionada con posibles actos de terrorismo y abuso infantil directamente de las firmas tecnológicas.

Anteriormente estos pedidos pasaban primero por entidades gubernamentales, lo que suponía en ocasiones retrasos de seis meses a dos años hasta que se aprobaban las peticiones. Con las reformas los datos se podrían obtener en tan solo unos pocos días o semanas.

En la práctica se trata de que las autoridades del Reino Unido podrán pedirle los datos directamente a las empresas estadounidenses.

El anuncio del acuerdo y la publicación de la carta son parte de una misma estrategia.

 

Posiciones encontradas

Mark Zuckerberg ha señalado que la creación de puertas traseras en los servicios de mensajería socavaría el derecho a la privacidad y disminuiría la seguridad de los usuarios en todo el mundo.

En efecto, las comunicaciones encriptadas son una herramienta fundamental para activistas, disidentes y periodistas.

 

A veces tiene razón.

Sin embargo, también es cierto que los abusadores infantiles han utilizado cada vez más los servicios de mensajería, incluyendo el de Facebook. Según datos del Centro nacional para los niños perdidos y explotados de los Estados Unidos, unas 18 millones de pistas en casos de abuso se han obtenido a través de Internet. De este total el 90% se consiguió a través de Facebook. Se ha calculado que con planes de encriptado completo el 75% de los casos no se conocerían.

 

 

 

 

Fuente: Redusers.