Un nuevo estudio publicado en el sitio de divulgación científica Sage Journals señala que no existe suficiente evidencia sobre la relación entre el bienestar de los adolescentes y el tiempo que pasan frente a una pantalla. Esta conclusión se contrapone con las realizadas por trabajos anteriores. Los autores cuestionaron la metodología empleada en dichos estudios.

Andrew Przybylski, Director de Investigaciones en el Instituto de Internet de Oxford y coautor de la investigación, señaló al respecto: “Aunque la ciencia de la psicología puede ser una herramienta poderosa para entender el vínculo entre el uso de las pantallas y el bienestar de los adolescentes, a menudo falla a la hora de suministrar a los interesados y al público investigaciones de alta calidad, transparentes y objetivas sobre las problemáticas de las tecnologías digitales”.

La Universidad de Oxford utilizó los datos de estudios previos realizados entre 2011 y 2016. La información obtenida involucraba a más de 17 mil adolescentes del Reino Unido, Irlanda y los Estados Unidos.

 

Errores

Según la coautora Amy Orben los estudios eran robustos y habían hecho las preguntas correctas. Sin embargo existía un problema metodológico importante. Los estudios se basaban a menudo solamente en los reportes de los involucrados. Estos datos no son confiables porque en general los grandes usuarios tienden a subestimar el tiempo que pasan en Internet, mientras que los usuarios casuales hacen lo contrario.

La Universidad Real de Pediatría y Cuidado Infantil llegó a conclusiones similares, aunque sugirió a los padres limitar el tiempo de los niños frente a las pantallas. Max Davie, médico pediatra de dicha institución, señaló que la problemática siempre había sufrido de un exceso de opinión frente a datos relativos y que el nuevo estudio ayudaba a corregir ese error.

“El análisis es robusto y sugiere que el efecto en la población en general es demasiado pequeño para que sea considerado como un problema de salud pública”, explicó Davie. Sin embargo aclaró “Nada de esto tiene como intención sugerir que el tiempo frente a la pantalla no puede resultar excesivo en casos particulares”.

Otros especialistas han señalado que el estudio solo se enfoca en el tiempo frente a la pantalla y no en el contenido consumido, y han advertido que existe material que puede perjudicar la salud mental de los más jóvenes. Recientemente el Reino Unido ha impulsado medidas para que las redes sociales sean tenidas como responsables del material que divulgan, especialmente cuando afecta a los más jóvenes.

 

 

 

Fuente: Redusers.