Un virus de computadora podría convertirse en una de las grandes amenazas para la salud de los seres humanos. No lo haría actuando en ellos de forma directa (lo sentimos por los fans de la ciencia ficción, aunque nunca se sabe lo que ocurrirá en el futuro), sino interviniendo en los dispositivos creados para identificar y controlar enfermedades.

El programa fue creado por un grupo de investigadores de seguridad informática de la Universidad Ben Gurion, Israel, y utilizado en pruebas de laboratorio. Como resultado de su accionar unas 70 imágenes tomadas por dispositivos de escaneo MRI (resonancia magnética) y CT (rayos X) fueran alteradas.

Estas imágenes falsas lograron engañar a tres radiólogos haciéndoles creer que los pacientes involucrados tenían cáncer.  Los investigadores señalaron que el malware también era capaz de remover los crecimientos malignos de las capturas realizadas para evitar que los pacientes que necesitan el tratamiento lo reciban.

Las imágenes utilizadas en esta experiencia eran de los pulmones, pero el programa utilizado podría adaptarse para realizar el mismo tipo de manipulación en capturas del cerebro, la columna vertebral y otras partes del cuerpo.

Los datos pudieron ser alterados porque los archivos que contienen las imágenes no tienen una firma digital y no están encriptados. Esto hace muy difícil detectar la manipulación. Además, los hospitales suelen tener redes con sistemas de seguridad bastante pobres.

Un malware de este tipo podría ser utilizado para sabotear investigaciones, cometer fraude de seguros, o incluso ser parte de un ataque terrorista. Los hospitales ya han sido objetivos de ataques cibernéticos. Algunos de ellos fueron golpeados por programas ransomware y obligados a pagar grandes sumas para seguir funcionando.

 

 

Fuente: Redusers.