YouTube realiza cambios en su sistema de protección de derecho de copia

YouTube ha realizado un cambio importante en su política de protección para el material bajo derecho de copia. De ahora en más aquellas personas o compañías que hagan un reclamo por el material publicado en un video, deberán señalar que parte del video vulnera sus derechos de autor.

Esta pequeña modificación podría ser un primer paso para aliviar uno de los grandes problemas que tiene actualmente la plataforma. El abuso del sistema de denuncia.

 

Funcionamiento

Con el nuevo esquema cada denuncia realizada de forma manual debe establecer los tiempos exactos en los que el material bajo derecho de copia aparece.

Una vez que el autor del video involucrado recibe la notificación del reclamo puede elegir disputar su validez o simplemente eliminar el audio de los segmentos señalados de forma automática, o incluso reemplazarlo con alguno de los temas de uso gratuito disponibles en la biblioteca de la plataforma.

Otra opción posible es la eliminación de los segmentos. YouTube ha señalado que su intención es seguir trabajando en las opciones de edición para que tal tarea también pueda ser realizada con un solo clic

No es una solución definitiva, dado que los problemas con la imagen persisten, el audio original puede contener también comentarios de importancia y no existen criterios claros sobre el uso justo de material bajo derecho de copia. Aún así es una buena noticia.

 

Uso y abuso

Cuando se realiza una denuncia por violación de derecho de copia YouTube suspende la monetización de los videos involucrados. Los denunciantes no tienen que probar la infracción, es el creador de contenido el que debe disputar el reclamo y esperar una resolución favorable.

Como consecuencia, para el momento en que se comprueba que un video no ha infringido ningún tipo de norma y se renueva su uso comercial su nivel de visibilidad puede haberse reducido notoriamente. Esto hace que las falsas denuncias sean un método eficaz para dañar la economía de los creadores de contenido e incluso se utilizan a menudo con fines extorsivos por parte de empresas que no tienen realmente ningún tipo de derecho sobre el material publicado.

 

Fuente: Redusers.