Luego de que fue detectada una de las peores vulnerabilidades de Android que afecta a millones de teléfonos, la empresa Google (desarrolladora de Android) lanzó las primeras actualizaciones para hacer frente a ese problema de seguridad.

Esta vulnerabilidad, conocida como Stagefright, permite el acceso a los datos privados de millones de terminales sin que el usuario pueda evitarlo.

Aunque Google ya tenía listo el parche cuando se anunció la vulnerabilidad, no puede ponerlo al alcance de todos los dispositivos de inmediato, ya que la mayor parte de las actualizaciones del sistema operativo son enviadas por Google a las empresas fabricantes de teléfonos, como Samsung, y posteriormente a las operadoras de teléfonos antes de llegar finalmente a los usuarios.

Esta larga cadena implica que la gran mayoría de los teléfonos todavía no han sido actualizados, aunque no ha habido afectados de momento.

"Creo que es la mayor actualización de software que se ha visto jamás" declaró el ingeniero jefe de Android, Adrian Ludwig,  durante la conferencia de hackers Black Hat, celebrada en Las Vegas.

Las primeras actualizaciones están disponibles para algunos de los dispositivos Nexus y Samsung Galaxy.