París: Lula ovacionado pide luchar para devolver la democracia a Brasil

La alcaldía de París entregó el título de ciudadano de honor al expresidente brasileño Inazio Lula da Silva, procesado aún por corrupción y quien salió en libertad el 18 de enero pasado. En la ceremonia estuvieron también presentes la expresidenta  Dilma Roussef y el excandidato Fernando Haddad. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, dijo que este premio era una manera de proteger a Lula y ayudar a su liberación.

 

Ovacionado por un casi un centenar de seguidores de varias nacionalidades, el expresidente brasileno, Inazio Lula da Silva recibió el título de ciudadano de honor de París, un premio que reciben aquellos personajes destacados por su rol en la defensa de los derechos humanos, personajes como Nelson Mandela quien recibió este galardón en 2013 y que hoy Lula da Silva, aún investigado por corrupción en Brasil, recibió de las manos de la alcadesa de París Anne Hidalgo.

 

La exministra socialista no escatimó los elogios hacia Lula ni hacia la expresidenta brasileña Dilma Roussef… en su discurso previo a la entrega del galardón, Anne Hidalgo contó que fue la propia Dilma quien se acercó a ella para contarle lo que sucedía en Brasil.

 

Brasil, un país que desde la llegada de Bolsonaro le ha dado la espalda a la democracia y que sin darse cuenta pasó de una democracia a algo que no es una democracia, con la privación de los derechos, de la libertad, con procesos contra los líderes políticos y por supuesto, el blanco principal fueron el presidente Lula y la presidenta Dilma Roussef. Ante eso, yo me dije que el título de ciudadano de honor era un título que tal vez podría proteger y sin duda ayudar a su liberación...y aquí estamos querido Lula.

 

"Aquí estamos, querido Lula", con estas palabras la alcaldesa Anne Hidalgo le hizo entrega de este título al expresidente Lula da Silva en medio de aplausos y de la ovacion del público.

 

En su discurso, Lula da Silva recordó cómo fue el momento en el que se enteró de este reconocimiento cuando aún estaba en prisión:

 

Yo estaba en prisión cuando recibí la noticia y me alegré mucho, pero lo que más me llamó la atención fue que los carceleros, los guardias de la prisión en la que yo estaba, también se alegraron (risas) es que era sumamente raro tener a un preso que recibiera premios, además ellos también creían en mi inocencia.

 

Lula también denunció la situación que se vive en Brasil al mando de Bolsonaro y recordó que a pesar de ese contexto adverso él mismo decidió entregarse a las autoridades pues según dijo está convencido de su inocencia.El expresidente brasileño agradeció a la alcaldía de París por este reconocimiento y pidió seguir luchando contra la desigualdad.

Aquí en Europa quiero agradecer a todos los que nos acompañaron en esos momentos tan duros, pero quiero especialmente dialogar con los que trabajan para hacer frente a la desigualdad, esa gangrena creada por el hombre que corroe el concepto mismo de humanidad.(...)Quiero compartir con ustedes las políticas exitosas que implementamos en Brasil, conocer las experiencias y los proyectos de otros países y de aquellos que luchan contra las desigualdades del mundo. (...) Quiero proponerles a los líderes políticos, a los gobernantes y a la sociedad civil de diversos países de promover de manera conjunta acciones concretas para vencer las desigualdades

El pueblo de Paris me acoge hoy entre sus ciudadanos como reconocimiento d elo que hicimos nosotros y tantos otros de nuestros camaradas, con una participación social intensa para hacr frente a las desigualdades y luchar contra el hambre en Brasil.

Quiero despedirme afirmando que nuestra lucha continuará con la participación de todos ustedes para que la lucha por la democracia, por la igualdad, por los derechos de los desprotegidos, de la humanidad y de la tan deseada paz del mundo. Muchas gracias.

 

Lastimosamente para sus seguidres, los abrazos y besos  tuvieron que quedar en el aire por medidas de seguridad ante la epidemia del coronavirus…Entre risas, Lula ofreció el codo a muchos de sus simpatizantes.  Después de su visita por Francia, el expresidente brasileño irá a Ginebra donde presentará su caso frente al comité de derechos humanos de la ONU pues considera que el proceso que se le sigue en Brasil no reúne todas las garantías necesarias.