Uber ha puesto a prueba una nueva función que le permite a los conductores asociados establecer el precio de sus viajes en vez de aceptar el que establece la empresa.

Esta capacidad está siendo probada en California y de forma limitada. Solo está a disposición de los conductores que parten desde los aeropuertos de Santa Barbara, Sacramento y Palm Springs. Uber quiere ver que sucede en las pequeñas ciudades antes de implementar la medida en mercados más grandes.

Si esta opción es exitosa podría aliviar algunos de los problemas de la compañía tanto a nivel legal como social.

 

El sistema

Según un reporte del Wall Street Journal los conductores pueden aumentar la tarifa un 10% hasta 5 veces, esto es en forma acumulativa, a partir del precio establecido por la plataforma.

El sistema asigna los pasajeros a los conductores que ofrecen las opciones más económicas, pero a medida que estos son empleados los conductores con precios más elevados obtienen sus viajes.

Es importante aclarar que otro cambio aplicado en California, afectando a todo el estado, es la presentación de un rango de precios base en vez de un precio específico.

 

Objetivo

El nuevo sistema es parte de una serie de medidas que la empresa ha lanzado para darle mayor independencia a sus conductores. Uber espera poder seguir tratando a los conductores como contratistas independientes, en vez de como empleados.

La clasificación de los conductores como empleados le costaría a la empresa millones en horas extras, seguros de desempleo, compensaciones, vacaciones pagas y otros beneficios.

Uber ha tenido grandes problemas con los sindicatos y los profesionales en California, y la ley parece no haberse puesto de su parte.

 

 

Fuente: Redusers.